6 de marzo, 2014

Y dice…

Hola, escribo para decirte que ya no estoy enojada. Tal vez no te importe, tal vez sea bueno que lo sepas (You know to be released and move forward) mi enojo me ayudó a lidiar con todas las cosas que pasaban al mismo tiempo entre diciembre y hoy. No quise lastimarte y entiendo que no quisiste dejarme, pero pasó y una tormenta se desató. Terminar nuestra relación fue una decisión llena de frustración, de decepción, de culpa, de ya no saber qué hacer y hacer lo que más duele. Debo admitir que cada post tuyo, desde lo de Mars One (i’m Still sorry btw … you should’ve gone) me los tomé muy personales. Me dolieron. Cada una alimentaba más la rabia que tenia dentro. Era como si las cosas que habíamos conversado te parecían tontas (como lo de los colores y los tatuajes) me ofendí! Tal vez sin motivo y fue sólo mi self centenas. Pucha! Me dolió que me eliminaras de Endomondo, creo que te tomaste a mal que viera si estabas corriendo o no. No quería controlarte no nada por el estilo.

Leerte era como una compulsión, no podía evitar escuchar las canciones que posteabas . Cada una como una aguja al cerebro. Lo de la llamada perdida me descompuso totalmente, me destruyó. Lloré mucho, estaba sola así que lloré harto.
Días después escuché una canción con la que me sentí identificada y la posteé y te eliminé de mis contactos… Fatal!! En definitiva el Facebook es el diablo!! Nos permite actuar como niños y salirnos con la nuestra porque alguien le dio like.

Por otro lado, ya casi termino aguántate un poquito más (si es que llegaste hasta acá), las redes sociales nos unieron-conocemos la historia – lo nuestro fue hermoso, puro y sincero. Te amé y me amaste, te enojaste y me enojé. Total sincronización. :-) Escojo quedarme con eso. Crecer a partir de esto.

Go! Run, act, hike, ride… I’ll do the same in my own slow way. See you around!